¿Cómo reclamar a la aseguradora? 6 formas de reclamar tus derechos 

7/4/2021

Tener conflictos con las compañías aseguradoras es algo que puede suceder en algún momento, sobre todo en ciertos tipos de seguro, como el de coche o el de hogar. Por eso es importante saber cómo se puede reclamar a la aseguradora. Hoy te contamos cuáles son las vías para reclamar a tu compañía aseguradora.

1. Entrar en contacto con un mediador de seguros 

Si te encuentras en la coyuntura de tener que hacer una reclamación a tu compañía, lo mejor que puedes hacer es ponerte directamente en contacto con ella. En el caso de que hayas contratado tu seguro mediante un mediador o mediante una correduría de seguros, te recomendamos que te pongas directamente en contacto con ellos. 

En el caso de que lo hayas contratado en un banco, ellos también son mediadores (concretamente son operadores de banca y seguros) y tienen la obligación de atenderte puesto que perciben una comisión por ello.

Si este no es el caso y has contratado directamente con la aseguradora, ¡continúa leyendo!

2. Acudir al Defensor del Asegurado o al Departamento de Atención al Cliente

La normativa financiera (Orden ECO/734/2004*), obliga a las entidades financieras (y entre ellas a las compañías aseguradoras) a atender y resolver las quejas y reclamaciones que sus clientes puedan presentar a través de un servicio especializado de atención al cliente, pudiendo crear la figura del “defensor del cliente” o, como también se le conoce, “defensor del asegurado”.

El Defensor del Asegurado es una figura nombrada por la propia compañía aseguradora con la que te puedes poner en contacto cuando tienes un conflicto con tu compañía. La función principal del Defensor del Asegurado es mediar entre las dos partes (el cliente y la aseguradora). Además, este experto es independiente de los organismos de la aseguradora, por lo que queda garantizada la imparcialidad y objetividad del mismo. 

Si tienes un problema con tu aseguradora y necesitas hacer una reclamación, te recomendamos que escribas una reclamación por escrito a la atención del Defensor del Asegurado. Es importante que el escrito se envíe mediante correo certificado, de forma que quede constancia del envío y de la fecha del mismo. También puedes usar otros métodos de envío que permitan tener un comprobante, como un burofax.

En ocasiones la compañía no dispone de Defensor del Asegurado pero sí que dispone de un Departamento de Atención al Cliente. En ese caso se procederá igual que en el punto anterior.

3. Acudir a la Dirección General de Seguros

¿Ya has presentado una reclamación por escrito y su resultado no te satisface? Es posible que tras presentar una reclamación al Defensor del Asegurado o al departamento de Atención al Cliente ésta sea denegada, no aceptada, que se resuelva con un resultado poco satisfactorio para ti o que hayan pasado dos meses sin que te respondan. Si este es tu caso, todavía tienes vías para reclamar a la aseguradora. Eso sí: recuerda que la resolución puede tardar hasta dos meses, así que te recomendamos que esperes este plazo antes de continuar tu reclamación por otras vías.

El siguiente paso que te recomendamos es acudir a la Dirección General de Seguros. Este organismo es una entidad pública responsable de supervisar la solvencia de las aseguradoras, pero también que se cumpla la legalidad y las buenas prácticas en lo que respecta a los seguros. Por eso, puedes acudir a esta institución si crees que tus derechos están siendo vulnerados. La DGSFP podrá tardar en contestar hasta 4 meses.

4. Reclamar a una asociación de consumidores

Si crees que tus derechos como consumidor están siendo vulnerados, te recomendamos que también reclames a una asociación de consumidores, como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) o cualquier otra asociación que se encuentre en tu localidad. En la página oficial del Ministerio de Consumo puedes encontrar el listado completo de asociaciones de consumidores y usuarios que tienes a tu disposición.

Estas asociaciones pueden orientarte con las especificidades de tu caso y ayudarte a efectuar las reclamaciones correspondientes.

5. La vía arbitral

Si aún así no has obtenido la ayuda que necesitas, será necesario que optes por la vía arbitral. Esta es una vía extrajudicial, que se toma antes de tener que recurrir a la judicial. Este proceso es más rápido y eficaz y no tiene costes elevados para el cliente, cosa que sí sucede con la vía judicial. 

Para optar por esta vía, tendrás que presentar por escrito una reclamación y exponerla ante las oficinas de información al consumidor de tu localidad, las asociaciones adheridas al sistema arbitral y la Junta Arbitral Regional de Consumo. Esta institución varía dependiendo de la Comunidad Autónoma, por lo que podrás obtener información sobre el proceso en la página de la Comunidad correspondiente y de forma offline en las oficinas pertinentes.

El texto debe estar escrito de forma sencilla y concisa y debe contener los siguientes datos:

  • Nombre, apellidos y domicilio del solicitante.
  • Nacionalidad y documento de identidad (DNI o NIE)
  • Razón social de la empresa y domicilio de la misma
  • Lugar, fecha y firma

6. La vía judicial

Por último, la vía a la que acudir cuando todas las demás han fallado es la vía judicial. Puedes hacer una reclamación por daños materiales o por siniestros con lesiones, dependiendo del tipo de percance que hayas tenido con tu aseguradora.

Siguiendo esta vía, serán los Tribunales de Justicia los que resuelvan el caso. 

Como ves, existen muchas vías para reclamar a tu aseguradora, pero lo más recomendable es que lo intentes resolver con las primeras de la forma más amigable posible, ya que esto puede ahorrarte muchas preocupaciones, tiempo y dinero

Además, recuerda que si estás descontento con tu seguro de vida actual o crees que pagas demasiado, en Coventia te aseguramos un seguro vida un 30% más barato de lo que actualmente pagas (si lo traes de un banco) o un 15% más barato de lo que actualmente pagas (si lo traes de una aseguradora). Y además, nos hacemos cargo de todos los trámites de cancelación. Si quieres saber más, infórmate sin compromiso o calcula el ahorro exacto de tu seguro usando nuestra calculadora de ahorro.