¿Herencia o donación en vida? ¿Cuál es la mejor opción?

herencia-donacion-en-vida-coventia
23/12/2022

Donar en vida o recibir una herencia es una decisión importante que afecta a la sucesión del patrimonio y a la fiscalidad del mismo. En España, ambas opciones están sujetas al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, pero hay diferencias en la forma en que se tributan y en los impuestos que se deben pagar. En este artículo, analizaremos cuál es la opción más conveniente desde el punto de vista fiscal y de costes, donar en vida o recibir una herencia.

Diferencias entre herencia y donación

La principal diferencia entre una herencia y una donación en vida es el momento en que se recibe. La herencia se recibe cuando se abre el testamento de la persona fallecida, mientras que la donación se puede recibir en cualquier momento durante la vida del donante. Además, la fiscalidad es diferente, ya que no se pagan los mismos impuestos por una herencia que por una donación, ni se deben cumplir los mismos plazos.

Los impuestos de las donaciones deben liquidarse en un mes y se puede disponer de los bienes desde el momento de la donación. En cambio, con las herencias hay seis meses para pagar impuestos, que se pueden extender otros seis meses más, pero no se puede acceder a la herencia hasta que no se salden las deudas con Hacienda. Además, las donaciones se liquidan en la comunidad autónoma donde reside el dueño de los bienes, mientras que una herencia se tributa o en el lugar de residencia del fallecido o donde se encuentren la mayoría de los bienes.

Impuestos a pagar por una herencia y una donación

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones es el encargado de tributar las herencias y donaciones en España. Este impuesto se calcula sobre la base imponible, que es el valor de los bienes que se heredan o donan, y la tasa, que es el porcentaje que se aplica a ese valor. La tasa depende del grado de parentesco entre el fallecido o donante y el heredero o receptor de la donación, y también puede variar según la comunidad autónoma.

Para las herencias, la base imponible incluye todos los bienes del fallecido, tanto los muebles como los inmuebles, y también se deben incluir los derechos y obligaciones que hayan sido transmitidos por el fallecido. En el caso de las donaciones, la base imponible incluye solo los bienes que se han donado y no se incluyen los derechos y obligaciones.

Es importante tener en cuenta que al recibir una herencia se asume la deuda del fallecido, mientras que al recibir una donación en vida no se adquieren las deudas del donante. Esto puede ser un factor a considerar a la hora de elegir entre una donación en vida o una herencia.

¿Qué es mejor para pagar menos impuestos?

En general, es más rentable para el heredero recibir la herencia después del fallecimiento que una donación en vida. Sin embargo, siempre hay excepciones y hay que tener en cuenta varios factores que pueden afectar al pago de impuestos, como el parentesco con el fallecido o la persona que realiza la donación, el valor de los bienes donados o heredados, el lugar donde se encuentra un inmueble y la comunidad autónoma donde se presente el Impuesto de Sucesiones o Donaciones.

En general, cuanto más cercano sea el parentesco con el fallecido o donante, menor será la tasa aplicada al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, por lo que puede ser más conveniente recibir una herencia o donación de un familiar cercano. Además, las comunidades autónomas ofrecen reducciones y bonificaciones según la base imponible o el grado de parentesco con el fallecido, por lo que es importante conocer las condiciones en la región donde se presente el impuesto.

En el caso de recibir una herencia o donación de bienes inmuebles, es importante tener en cuenta el lugar donde se encuentran, ya que pueden estar sujetos a impuestos sobre el patrimonio o sobre el incremento del valor del terreno. En algunos casos, puede ser más conveniente recibir una donación en vida de un inmueble, ya que se puede aprovechar la exención del Impuesto sobre el Patrimonio para donaciones a hijos o nietos.

En conclusión, a la hora de elegir entre una donación en vida o una herencia, es importante tener en cuenta el grado de parentesco con el donante o fallecido, el valor de los bienes que se reciben y la comunidad autónoma donde se presente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Además, es importante recordar que, en algunos casos, es necesario incluir las herencias o donaciones en la declaración de la renta si se obtienen beneficios por la venta de bienes inmuebles o por la explotación de un negocio heredado o donado.

Tu seguro de vida, un 30% más barato que en tu banco

Descubre en tan solo 1 minuto tu precio final

Más información en nuestro blog...

Al hacer clic en “Aceptar”, aceptas el almacenamiento de cookies en tu dispositivo para mejorar la navegación del sitio web, analizar el uso del sitio, y mejorar nuestro marketing. Consulta nuestra Política de Privacidad para obtener más información.