¿Cómo funciona un seguro de vida?

7/4/2021

Cómo funciona un seguro de vida

Todos hemos oído hablar de los seguros de vida, pero ¿sabes exactamente en qué consisten?

Los seguros de vida son un producto muy popular, especialmente cuando se vinculan a la hipoteca, porque nos dan una importante cobertura que protegerá a los nuestros en caso de infortunio. Te contamos cómo funcionan con todo detalle.

¿En qué consiste un seguro de vida?

La función principal de un seguro de vida es la de proteger a los nuestros en caso de que el tomador del seguro fallezca. Así, el fallecimiento es la principal cobertura de los seguros de vida, aunque puede no ser la única. También existen las coberturas de incapacidad e invalidez, que nos protegerían de cara a un accidente que nos impidiese trabajar. 

El funcionamiento es relativamente simple: un seguro es un contrato entre el contratante (o tomador) y la aseguradora. En este contrato, se especifica que, si falleciese el tomador del seguro, sus beneficiarios recibirán la indemnización que paga la aseguradora. Estos son los principales actores en un seguro de vida.

  • La entidad aseguradora. Es la compañía que ofrece el producto y que, en caso de fallecimiento del tomador, pagaría la indemnización a los beneficiarios. 
  • El tomador del seguro. En este caso, solemos hablar de “tomador” del seguro y no de asegurado, ya que quienes están bajo protección son los herederos. Es decir, el tomador es quien contrata el seguro para que, en caso de infortunio, sus allegados puedan recibir la indemnización y ser económicamente prósperos. 
  • Los beneficiarios del seguro o herederos. Los beneficiarios son quienes reciben la indemnización en caso de que se produjese el fallecimiento del tomador. En términos generales, los beneficiarios son los herederos del tomador, que suelen ser los cónyuges, los hijos o nietos, aunque esto depende de cada caso. Ahora bien, si el seguro de vida no solo cubre fallecimiento, sino también incapacidad o invalidez, el mismo tomador del seguro es el beneficiario. Esta cobertura le daría la indemnización a él mismo para poder prosperar económicamente pese a la invalidez o incapacidad.

Funcionamiento del seguro de vida riesgo

En el caso de los seguros de vida riesgo (esto es, los que indemnizan en caso de fallecimiento, invalidez o incapacidad), este es el funcionamiento del seguro: 

El tomador del seguro debe pagar un monto anual, que dependerá de varios factores:

  • La cantidad fijada como indemnización. La indemnización es recibida por los beneficiarios del asegurado en caso de que este fallezca. Dependiendo de la cantidad que se quiera fijar, la póliza será más cara o más económica.
  • La edad y estado de salud del tomador del seguro. Cuanto más avanzada sea la edad del asegurado, más puede ascender el precio de la póliza. El estado de salud también puede influir, aunque ya existen muchos seguros de vida que no realizan cuestionarios médicos para contratar el producto. 
  • El tipo de trabajo del tomador del seguro. Existen algunos trabajos considerados de riesgo, que pueden aumentar ligeramente el precio de la póliza.

Funcionamiento de los seguros de vida de las hipotecas

El funcionamiento de un seguro vinculado a la hipoteca es muy similar a lo expuesto anteriormente. La diferencia es que la indemnización se limita a cubrir el capital restante de la vivienda. Es decir, los beneficiarios recibirían íntegramente el monto para la deuda que queda por cubrir en la hipoteca y en caso en que “sobre” capital, este ira para sus beneficiarios. En ocasiones, estas pólizas no cubren la totalidad de la deuda, sino un porcentaje acordado entre el tomador y la aseguradora. En cualquier caso, la finalidad es la misma: proteger a los herederos para que no reciban deudas en su herencia.

Otra particularidad de los seguros de vida vinculados a la hipoteca es que, a cambio de su contratación, los bancos suelen ofrecer una rebaja del diferencial de la hipoteca. Es decir, que al contratar un seguro de vida con la hipoteca, podríamos reducir un poco la cuota de la misma. Este caso es muy beneficioso, ya que el hipotecado puede garantizar la prosperidad de los suyos y al mismo tiempo beneficiarse de una pequeña rebaja en la cuota del préstamo.

Además, hay que tener en cuenta que no es obligatorio contratar el seguro de vida que nos ofrece el banco. De hecho, este suele tener un costo más alto que el de las aseguradoras externas. Así, explorar otras pólizas de seguros de vida para la hipoteca es muy ventajoso, ya que puede ahorrarnos un gran desembolso cada año, sin dejar de estar cubiertos. Como hemos comentado anteriormente el precio del seguro de vida se va incrementando con la edad y en cambio la cuota de la hipoteca suele ser estable, esto produce que la “penalización” que aplica el banco es un monto fijo y en cambio el “sobreprecio” que se paga por el seguro, es una cantidad que crece cada año.

¿Te has decidido a cambiar tu seguro de vida hipotecario? Echa un vistazo a la calculadora de Coventia y descubre cuánto podrías llegar a ahorrar si cambias tu seguro de vida.